Beneficios de la práctica

Las ARTES MARCIALES, y su PRÁCTICA,

  • Ayudan a canalizar energía y a controlar estados de ánimos
  • Desarrollan la empatía, fomentan el compañerismo y trabajan la asertividad.
  • Potencian la concentración y la cultura del esfuerzo, tanto en adultos como en pequeños.
  • Ayudan a corregir la postura y la coordinación y facilita el aprendizaje de la orientación espacial.
  • Contribuyen a desarrollar agilidad, fuerza y a mejorar el carácter. Por ejemplo, si el niño es hiperactivo, se tranquiliza al practicar un arte marcial por el desfogue de energía que se deriva de los entrenamientos. Si, por el contrario, es tímido, le da seguridad, confianza y eleva su autoestima al aprender a relacionarse con los demás. En ese último aspecto, se les enseña a poner en práctica el respeto hacia su entorno social, a ser disciplinados y a seguir órdenes. También aprenden a conocer sus metas y límites, y empiezan a practicar la humildad, lo que les lleva a ser mejores personas, o al menos eso intentamos.

Hay que destacar que en las artes marciales no se les enseña a ser agresivos ni violentos, como algunos piensan. Durante los combates no se les inculca que deben ser el mejor, sino que no es importante ganar o perder sino disfrutar del momento; no intentamos demostrarle a nadie nuestra superioridad, sino a nosotros mismos que hemos mejorado y hemos conseguido una mejor réplica de nosotros mismos, de lo que eramos ayer.  Otra ventaja es que los aleja de hábitos dañinos y les da la oportunidad de poder destacar en un futuro marcial deportivo.

La violencia en cualquiera de sus formas, muestra inseguridad en el ser humano. Las artes marciales y el Yawara Jitsu, son una forma de vida, YAWARA’S LIFE PROJECT, nace para ayudar a las personas. “Si tu autoestima es alta, tu autocontrol es enorme. Si estás seguro de ti mismo, no necesitas luchar“.