Yawara adaptado

Es una especialización del Yawara-Jitsu o defensa personal científica, que ha realizado el Soke Shihan Enrique Pérez-Carrillo de la Cueva, Cinturón negro 8º Dan de Yawara-Jitsu y Director Técnico de la Federación Mundial de Yawara-Jitsu.

Es un sistema de defensa personal integral, válido tanto para invidentes, personas en sillas de ruedas, o amputados. El sistema se adapta a la persona, y no al revés. La capacidad residual es fundamental para esta adaptación.

  • Tiene dos vertientes: por un lado, la aplicación marcial, que enseña al alumno técnicas de defensa personal adaptadas a sus capacidades, basadas en un riguroso estudio biomecánico del cuerpo humano, en el funcionamiento de las palancas y en los reflejos condicionados. La otra vertiente, más importante si cabe, es la terapeútica, que ayuda a la rehabilitación de la persona discapacitada, mejorando sus capacidades neuromotrices y neurocognitivas.

  • Para la aplicación de la vertiente marcial, enseñamos al alumno un protocolo de actuación, para que aprenda a enfrentarse a las situaciones de peligro de una manera ordenada. En definitiva, que sepa qué hacer desde el momento en que se produce una agresión, hasta que ésta ha finalizado.

  • Para la vertiente terapéutica, se emplean ejercicios beneficiosos para la rehabilitación de cualidades físicas disminuidas o atrofiadas. Se realizan ejercicios individuales de concentración dinámica, en los que aprenden a concentrarse en movimiento, realizando desplazamientos en los que coordinan brazos y piernas.

  • Son fundamentales los ejercicios en parejas, de mejoramiento del equilibrio, de sensibilidad táctil, y de reconocimiento articular, pasos previos para las técnicas de control.

  • Como técnicas defensivas trabajamos los atemis o golpes y las luxaciones y estrangulaciones, en las que el contacto es fundamental.